10 acciones para reducir el importe a pagar en la Declaración de la Renta

Todos los años, cuando se aproxima el final del ejercicio, llega también el momento de plantearse qué cosas pueden hacerse antes de que acabe el ejercicio para pagar menos impuestos cuando se presente la declaración de la renta (de marzo a junio del año siguiente).

Si eres autónomo, te recomiendo que revises el artículo con los consejos para cerrar bien la contabilidad del año y reducir el beneficio de la actividad económica a declarar.

A continuación añadimos diez consejos fiscales o ideas de acciones que puede realizar cualquier contribuyente – independientemente de que sea autónomo o no – para reducir el importe a pagar en la próxima Declaración de la Renta. 

1. Deducción por vivienda habitual

Si compraste tu vivienda antes de 2013 solicitando un préstamo hipotecario para la compra, puedes tener derecho a deducirte las cantidades que pagas anualmente por este préstamo hipotecario hasta un importe máximo de 9.040€ (por cada propietario titular). En este caso, comprueba el importe total pagado durante el año y si no llega a este máximo, habla con tu banco y haz – antes de final de año – una amortización adicional de tu préstamo hipotecario hasta ese importe máximo de 9.040€. 

Con esto, el ahorro de impuestos en la próxima renta a presentar será del 15% del importe invertido.

2. Aportaciones a planes de pensiones

Si tienes ingresos elevados y los planes de pensiones te parecen interesantes, a final de año es el mejor momento para contratar uno. Si ya tienes uno contratado, es el momento de hacer aportaciones al mismo. Podrás deducirte un porcentaje del total de dinero aportado al plan durante el año hasta un límite anual máximo de 2.000€ de aportación (o del 30% de la suma de tus ingresos del trabajo y de las actividades económicas).  A partir del 2022 está previsto que ese límite se reduzca a 1.500 euros.

Además de estos 2.000€, si tu cónyuge no tiene ingresos o son inferiores a 8.000€ anuales, entonces puedes aportar hasta 1.000€ más que serán deducibles.

El ahorro en la declaración de la renta será del importe aportado al fondo por tu porcentaje de tributación en renta según tu tramo de ingresos. Este porcentaje es variable según tu volumen de ingresos.

3. Evitar rescates de un plan de pensiones

Si estás estudiando la posibilidad de recuperar dinero (rescatar) de tu plan de pensiones antes de fin de año, comprueba primero tu nivel de ingresos de este año y el previsto para los siguientes, porque debes saber que resulta más ventajoso recuperar dinero de un plan de pensiones en un año en el que se hayan obtenido ingresos bajos, para así evitar saltar a un tramo superior de la renta (y por tanto a un mayor tipo impositivo).

Si has rescatado planes de pensiones, planes de previsión asegurados, planes de previsión social empresarial y mutualidades de previsión social como consecuencia de la Covid-19, debes tener en cuenta que los fondos obtenidos tributan como rendimientos del trabajo imputándose al año en que son percibidos.

4. Deducción por inversión en empresas de nueva o reciente creación

Si quieres invertir dinero ahorrado aportando capital en una startup o empresa de nueva creación o que tenga menos de 3 años desde su constitución, en caso de cumplir con todos los requisitos, podrás deducirte en tu declaración de la renta el 30% de las cantidades invertidas hasta un límite máximo de 60.000€ anuales de inversión.

De forma adicional, si pasados 3 años vendes estas participaciones en estas sociedades y obteniendo un beneficio, esta ganancia patrimonial estará exenta de tributar si la reinviertes de nuevo en otra sociedad en las mismas condiciones.

5. Compensación de ganancias con pérdidas patrimoniales

Si has tenido pérdidas patrimoniales, puedes compensarlas con otras ganancias patrimoniales (por ejemplo por la venta de acciones o inmuebles). La ley permite que estas pérdidas sean compensadas durante los 4 años siguientes.

Además si estás interesado en transmitir algún bien con plusvalía o que te haga percibir beneficios superiores a los 200.000 euros ten en cuenta que el tipo de gravamen es del 26%, frente al 23% del año pasado.

6. Deducción por donativos

Al terminar el año también es un buen momento para realizar donaciones a fundaciones, asociaciones y ONG’s, puesto que también desgravan en tu declaración de la renta.

Debe ser una entidad declarada «de utilidad pública» y los importes deducibles cambian en función de si la entidad está o no regulada en la Ley 49/2002:

  • Si la organización no está regulada en esa ley, puedes deducirte un 10% de las cantidades donadas.
  • Si la organización sí está regulada, puedes deducirte el 80% de los primeros 150€ donados y del 35% del resto. Si es una donación recurrente (has donado ya en al menos los dos años anteriores) por un importe igual o mayor, el porcentaje de deducción aumentará hasta el 40%. (Esta deducción se ha incrementado en 5 puntos porcentuales con respecto al año anterior)

7. Deducción por aportaciones a partidos políticos

En caso de que sea algo de tu interés, aporta dinero a partidos políticos. Podrás  deducirte el 20% de las cuotas de afiliación hasta un máximo de 600€ anuales. 

8. Bonificaciones para mayores de 65 años

Si eres mayor de 65 años… lo primero es que no eres mayor, es que tienes experiencia acumulada 😉 Y además, estás exento de tributar por la ganancia patrimonial obtenida por la venta de cualquier elemento patrimonial (inmuebles, acciones, derechos…), siempre que el importe obtenido lo reinviertas en la constitución de una renta vitalicia para ti en menos de 6 meses. La cantidad máxima que puedes destinar es de 240.000€. 

Y si lo que vendes es tu vivienda habitual (aquella en la que hayas residido al menos tres años), ni siquiera es necesaria dicha reinversión: no tributarás por esa ganancia.

9. Deducciones fiscales por reformar la vivienda

Una de las grandes novedades en las deducciones para este año, es que para alcanzar determinadas mejoras de la eficiencia energética de la vivienda habitual o arrendada para su uso, se han incorporado tres nuevas deducciones temporales en la cuota integral estatal del IRPF aplicable sobre las cantidades invertidas en obras de rehabilitación desde el 6 de octubre. 

  • Podrás deducirte un 20% de las cantidades por las obras realizadas para la reducción de la demanda de calefacción y refrigeración (por ejemplo instalar ventanas nuevas). Aquí es muy importante que un técnico haga un certificado de eficiencia energética, donde se detalle el consumo antes y después de la reforma. Sería necesario que las obras contribuyesen a disminuir al menos un 7% la demanda energética y la base máxima de la deducción sería 5.000€.
  • Podrás deducirte el 40% de las cantidades por las obras realizadas para la mejora en el consumo de energía primaria no renovable. Se entenderá que se ha mejorado el consumo, cuando se haya reducido al menos un 30% el indicador de consumo de energía primaria no renovable (esto debe acreditarlo un técnico mediante un certificado de eficiencia energética realizado antes y después de las obras) , o bien se consiga una calificación energética de la vivienda para obtener una clase energética «A» o «B». La base máxima de deducción será de 7.500€.
  • En obras de rehabilitación energética, en donde se alteraría el edificio entero, cada propietario podrá deducirse un 60% de la derrama que paga, hasta un máximo de 15.000€.

En las dos primeras deducciones (20% y 40% de las cantidades invertidas) solo se incluyen las cantidades satisfechas para la mejora de vivienda. Quedan excluidas por ejemplo las obras en plazas de garaje, trasteros, jardines, parques, piscinas e instalaciones deportivas…

Además, las cantidades satisfechas por las obras deberán ser abonadas mediante tarjeta de crédito o débito, transferencia bancaria , cheque nominativo o ingreso en cuentas en entidades de crédito. 

10. ERTE y prestación por cese de actividad

Si has estado o estás en ERTE, es muy probable que aunque en años anteriores no estuvieras obligado a presentar la declaración de la renta, este año sí lo estés.

El límite que obliga a presentarla si sólo se tiene un pagador son 22.000 euros, sin embargo al haber estado en ERTE, se considera que has tenido dos pagadores (la empresa y el SEPE), y este límite se reduce a 14.000€. 

Además, hay que tener en cuenta que los ingresos recibidos del SEPE no tienen retención o es mínima por lo que tendrás que pagar por la parte de ingresos que no han tenido retención. Estás a tiempo, antes de que acabe el año, de solicitar a tu empresa que te retenga una mayor cantidad para intentar reducir ese pago, o bien si continúas en ERTE, puedes solicitar al SEPE que aumente la retención.

Si eres autónomo y has recibido la prestación por cese de actividad, ten en cuenta que esa prestación no se considera un ingreso de la actividad, sino un rendimiento del trabajo y deberá aparecer en tu declaración de la renta.

Si has tenido cobros indebidos de los ERTE y otras prestaciones, se espera que estas situaciones se regularicen antes de final de año. Si no ocurre, declara solo la cantidad que debiste recibir, sin contar las cantidades pagadas de más. Ante esto, la Agencia Tributaria procederá a hacer un requerimiento y tendrás que justificar por qué declaraste una cantidad y no la otra.

Recuerda echar un vistazo a nuestro artículo sobre consejos para cerrar el año y reducir impuestos en el caso concreto de autónomos y empresas. En él explicamos los errores más comunes al cerrar el ejercicio y la mejor forma de reducir el beneficio para que los impuestos a pagar se reduzcan notablemente.

Publicado por Marta Alejandre

Asesora contable y fiscal en Cuéntica.

Nadie mejor que tú para llevar las cuentas de tu negocio.
Compruébalo tú mismo.

Emite tus facturas online
y envíaselas a tus clientes

Registra todos tus gastos
y tickets fácilmente

Controla en tiempo real
las métricas de tu negocio

Presenta tus obligaciones
contables y fiscales

y cuenta con un equipo de economistas expertos en contabilidad
para resolver cualquier duda que tengas o realizar cualquier gestión que necesites
15€/mes. Los primeros 15 días son gratis.